Volver
El científico José Luis Fernández Alonso, del Real Jardín Botánico, descubre un género nuevo neotropical de plantas parásitas Wednesday, 19 de June de 2013 | Gabinete de Prensa

 

►    Sanguisuga caesarea Fern. Alonso & Cuadros, fue el nombre científico elegido para denominar a la primera especie de un género nuevo de plantas de la familia de las Cytináceas, hallada ahora por primera vez en Sudamérica.

 

►    Es una planta herbácea desprovista de clorofila, parásita obligada (holoparásita) de otras plantas angiospermas y es además andromonoica. Consta de un cuerpo o tejido vegetativo no visible (endófito) que se desarrolla a expensas de la savia de las raíces de árboles del género Bursera L. Los ejes reproductivos de Sanguisuga nacen después a modo de espárragos, de la superficie de las raíces parasitadas.  

 

 

El científico José Luis Fernández Alonso, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas con sede en el Real Jardín Botánico, con la colaboración del doctorandus en Biodiversidad de la Universidad Nacional de Colombia Hermes Cuadros V., acaba de publicar un inusual hallazgo botánico efectuado en los bosques secos del norte de  Colombia.

 

Se trata de la descripción de Sanguisuga caesarea, un género nuevo y una especie nueva de Cytinaceae, una familia pequeña de plantas parásitas que era desconocida en Sudamérica. La nueva planta presenta similitudes con Bdallophytum Eichler, género conocido de Mesoamérica, pero se diferencia de él por poseer flores hermafroditas y masculinas en el mismo individuo (andromonoecia) y, además, porque sus flores no presentan simetría radial, son zigomorfas y están provistas de un "pétalo especializado" secretor de néctar.

 

El nombre del género Sanguisuga proviene del latín sanguisuga-ae y significa "sanguijuela",  haciendo referencia con ello a la condición parásita de esta planta que vive a expensas de la savia de otra,  el árbol  Bursera. El nombre (epíteto)  de la especie "caesarea" se refiere a la cuenca donde crece la planta, el valle geográfico del río César, en la región Caribe de Colombia.

 

Fernández Alonso, doctorado en Biología Vegetal en la Universidad de Salamanca (1993) y especializado en sistemática y biogeografía de angiospermas y en la flora de Colombia, con la que trabajó durante más de 25 años, ha resaltado la importancia del hallazgo porque "en la familia Cytinaceae se habían reconocido hasta la fecha solo dos géneros a nivel mundial (Cytinus y Bdallophytum); el tercero ahora descubierto (Sanguisuga) incorpora un nuevo caudal de datos morfológicos, genéticos y biogeográficos en esta pequeña familia de plantas parásitas, emparentada con las malvas (Malvaceae)".

 

Desconocida en Sudamérica

 

José Luis Fernández Alonso, investigador principal del Proyecto estatal "Estudios taxonómicos en Plantas vasculares neotropicales" y coordinador del Grupo de Investigación del Jardín Botánico: Estudios sistemáticos y florísticos en plantas vasculares  ha explicado que, "un reciente estudio florístico adelantado en bosques secos del norte de Colombia reveló la presencia de una planta parásita desconocida en Sudamérica, que aparecía asociada a las raíces superficiales de árboles del género Bursera y que presentaba, en un primer análisis, similitudes con el género de Cytinaceae, Bdallophytum".

 

Sin embargo, como resultado del estudio de estas muestras, se dio a conocer un nuevo género de Cytinaceae, que presenta algunas innovaciones morfológicas no documentadas previamente en esta familia. A su vez, el hallazgo representa una ampliación notable del rango de distribución de las Cytinaceae en América y la confirmación de una hipotética conexión sudamericana -ya planteada hace algunos años por el investigador norteamericano D. Nickrent-, en el origen y distribución de esta familia de plantas parásitas.

 

Las poblaciones conocidas más cercanas de Cytinaceae, ubicadas en Costa Rica, se encuentran a unos 2.500 kilómetros de distancia en línea recta de las localizadas ahora en el norte de Colombia. Solo se conocen colecciones de esta planta en la región de Valledupar, en el centro del departamento del César, en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, en Colombia, a altitudes inferiores a los 500 metros.

 

La planta se encuentra en ambientes conservados de bosque seco tropical, donde crece asociada, según observaciones preliminares, a las raíces superficiales del "indiodesnudo" ó Bursera tormentosa, en suelos pardos con textura arcillo-arenosa. Las plantas de Sanguisuga surgen entre la hojarasca que se encuentra en el piso del bosque y también en las ranuras del manto rocoso fragmentado donde se presentan estas formaciones vegetales.

 

Contribuye al conocimiento de los bosques secos

 

José Luis Fernández Alonso ha valorado positivamente este hallazgo indicando que representa una importante adición al conocimiento de la morfología (estructuras vegetativas y reproductivas) de esta familia de plantas parásitas y un aporte relevante para al esclarecimiento de su biogeografía. Paralelamente, el hallazgo contribuye también al conocimiento y conservación de los bosques secos del norte de Sudamérica, una de las formaciones vegetales más amenazadas y menos conocidas en Colombia. 

 

Este descubrimiento ha sido publicado recientemente en Caldasia, la revista científica colombiana mejor posicionada (indexada) en el campo de los recursos naturales. Es una publicación del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia. Los especímenes botánicos objeto de estudio (material tipo), se encuentran debidamente preservados en el Herbario Nacional Colombiano  (COL) y en el Herbario del Real Jardín Botánico de Madrid (MA). 

 

Importantes perspectivas de estudios futuros

 

Las perspectivas de estudios futuros a llevar a cabo con este nuevo género en el que está todo por documentar son enormes. A corto plazo se plantea abordar la filogenia molecular de Sanguisuga para confirmar su parentesco en la familia Cytinaceae. Paralelamente, con una tesis doctoral en biología reproductiva, se abordará la polinización, dispersión de semillas y el censo de poblaciones para tratar de esclarecer la historia natural de esta planta íntimamente ligada al género Bursera, uno de los elementos  característicos de los bosques secos de la región neotropical.

Hábitat de Sanguisuga

Planta fructificada de Sanguisuga caesarea

Iconografía de Sanguisuga caesarea

 

 

Descargar PDF de la publicación en revista Caldasia

Volver

Para más información:

 


Tel.: 91 420 30 17; Fax: 91 420 01 57
Facebook: @RealJardinBotanicoCSIC
Twitter: @RJBOTANICO
Google+:
+jardinbotanicomadrid

   

Real Jardín Botánico
Real Jardín Botánico, CSIC. Plaza de Murillo, 2. Madrid E-28014 (ESPAÑA). Tel. +34 91 4203017. FAX: +34 91 4200157
Resolución mínima: 1024 x 768 Navegadores: Firefox 1.5/Internet Explorer 6.0