Volver
Cómo anticiparse a la crisis del cambio climático Thursday, 28 de June de 2018 | Gabinete de Prensa

 

►      Se presenta en el Real Jardín Botánico (RJB-CSIC) el "Informe de Sostenibilidad en España 2018" por la Fundación Alternativas con el apoyo de Ecoembes

 

►      Repasa la situación de la sostenibilidad en Europa y España y reclama acciones contundentes para proteger a las poblaciones que pueden verse más afectadas por esta transición a un modelo productivo más ecológico

 

 

Planes de transición justa en las comarcas del país afectadas por cierre de centrales energéticas más contaminantes, un observatorio de empleo para aprovechar las oportunidades de la economía circular y la transición ecológica, o una revisión del sistema de educación y formación para responder a las necesidades de los futuros mercados laborales son algunas de las recomendaciones finales del "Informe de Sostenibilidad en España 2018", presentado hoy en el Real Jardín Botánico (RJB-CSIC) por la Fundación Alternativas con el apoyo de Ecoembes, la organización medioambiental que promueve la economía circular a través del reciclaje de envases en España.

 

Este trabajo repasa la situación de la sostenibilidad en Europa y España, analizando de forma específica sectores clave para el país como el turismo, la agricultura o el agua. Además, incide de forma especial en el empleo y cómo llevar a cabo una transición justa. Si bien el informe defiende la necesidad de llevar a cabo importantes cambios para anticiparse a los efectos adversos de desafíos como el cambio climático, también reclama acciones contundentes para proteger a las poblaciones que pueden verse más afectadas por esta transición a un modelo productivo más ecológico. En este sentido, recomienda también planes de diversificación y reactivación económica para zonas en vulnerabilidad, con intervención e inversiones públicas para la creación de empleo en empresas nuevas y el desarrollo de infraestructuras y tecnologías bajas en carbono.

 

Estas son algunas líneas principales del "Informe de Sostenibilidad en España 2018. Cómo anticiparse a la crisis del cambio climático" presentadas y debatidas en el RJB-CSIC:

 

Migraciones climáticas

 

Ni el cambio climático conoce de fronteras, ni sus impactos sobre las sociedades se delimitan a los países en desarrollo. España es un país especialmente expuesto, estamos experimentando una mayor desertificación, un aumento de las temperaturas, descenso de las precipitaciones o una creciente escasez de agua.

 

Proteger a las personas desplazadas por el cambio climático, con un refuerzo de las políticas sociales y de lucha contra la pobreza y de los marcos de migración basados en la protección de los derechos, no solamente repercutirá positivamente en el bienestar de estas personas, sino que permitirá reforzar los procesos de cohesión social, lo que en última instancia repercutirá en la propia lucha contra el cambio climático. Solo con personas protegidas se podrá mejor cuidar el medio ambiente y enfrentar el cambio climático, y al contrario; solo a través de un medio ambiente protegido podremos disponer de sociedades protegidas, cohesionadas y equitativas.

 

Energía en el mundo

 

Estamos en el umbral de un cambio histórico en el sector de la energía: medidas políticas serían más que convenientes para acelerarlo y encauzarlo, pero el progreso tecnológico y económico lo hacen inevitable. Otro motor importante de la transición puede estar en el lado de la demanda, en la actitud de los consumidores tanto en el uso de la energía como en la inversión en proyectos energéticos. Este cambio implica amenazas ciertas, pero también muchas oportunidades y obliga a serios replanteamientos legislativos y empresariales.

 

La demanda de energía en el mundo va a seguir creciendo en el futuro previsible, pero según patrones diferentes. La visión de las grandes compañías del sector (BP, Shell, Exxon...) es más conservadora que la de los analistas independientes (BNEF, McKinsey...) respecto a la rapidez del cambio tecnológico, pero en las actualizaciones periódicas que hacen de sus escenarios las empresas están corrigiendo: Al alza el protagonismo de las fuentes renovables en la matriz energética; a la baja la cuota del carbón; a menor la demanda de energía de China y a mayor la de India; y a más importante el papel de la electricidad en el sector del transporte.

 

El medio ambiente en Europa

 

Los países que más han avanzado en la reducción de los gases de efecto invernadero causantes del cambio climático son aquellos que a nivel nacional han logrado acuerdos entre todos los partidos del arco político para acelerar la descarbonización de la economía, como es el caso de Reino Unido o Suecia. En relación con los contaminantes atmosféricos, resultan preocupantes los aumentos de algunos de ellos, como el amoniaco. España aparece en los primeros puestos de emisiones de contaminantes como SOx, NH3, PM2.5 y COVNM, por lo que urge la adopción de un plan para mejorar la calidad del aire. Todos estos contaminantes (excepto el amoniaco que proviene casi en su totalidad de la agricultura y la ganadería industrial) proceden en buena parte de las emisiones de la energía, lo que ahonda la necesidad de acelerar la transformación del sistema energético español.

 

Hay áreas en las que la Unión Europea está en el buen camino, como la promoción de las energías renovables o la contaminación del aire; pero hay otros en los que la Unión está muy lejos de conseguir sus propósitos, como la preservación de la biodiversidad.

 

Aplicación de la política europea

 

Hacemos nuestras las recomendaciones que la Comisión dirige a España para mejorar su rendimiento en la aplicación de la normativa ambiental (ver capítulo de Recomendaciones), de entre las que podemos diferenciar dos grupos: por una parte, acciones específicas relacionadas con los ámbitos normativos en los que España tiene abiertos procedimientos de incumplimientos (obligaciones diversas relacionadas con las aguas y residuos, con la superación de límites de contaminantes en el aire, con las evaluaciones de proyectos y planes...).

 

Dificulta extraordinariamente una aplicación adecuada de la normativa europea el hecho de que, en base al reparto competencial Estado-Comunidades Autónomas, una única norma europea -por ejemplo, las Directivas de Evaluación de Impacto Ambiental- cuando se incorporan a la legislación española supone la aplicación de una Ley básica estatal y de 17 leyes autonómicas, a lo que habría que añadir el desarrollo reglamentario y, aun, la normativa local que acaba de desarrollarlo. No se está propugnando como solución nada parecido a la recentralización competencial, sino dar un paso adicional en el régimen autonómico que permita la concertación y el diálogo interadministrativo que nos lleve a otra cultura institucional en el ejercicio de las competencias propias.

 

Empleo verde y transición justa

 

Los sectores económicos en España están quedados rezagados en su transformación ecológica debido a falta de marcos regulatorios que apoyen y guíen esta transición. El empleo verde que se había mantenido más resistente a la crisis financiera en el resto del mundo se redujo en España de manera significativa por la regulación antiambiental de los últimos años. Los sectores que emplean la mayor parte de la población española son altamente dependientes de los recursos naturales y de la estabilidad climática, por tanto vulnerables a los impactos del cambio climático. La construcción o el turismo son dos buenos ejemplos. La transición ecológica de estos sectores puede ser aprovechada para mejorar la calidad del empleo en los mismos.

 

Las políticas de descarbonización y de economía circular ayudarán a crecer los sectores industriales, energético y de residuos en España y dotarán de sostenibilidad en el tiempo a los empleos de los mismos. Sin embargo, las transformaciones y los impactos en el empleo se van a acelerar. En algunos sectores como por ejemplo el automóvil, las consecuencias de no desarrollar a tiempo políticas industriales de transición adecuadas, pueden tener impactos significativamente negativos.

 

Agricultura y cambio climático

 

No hay dudas sobre la urgencia de la transición del sistema agroalimentario hacia un modelo adaptado al cambio climático y que minimice sus propios impactos sobre el medio ambiente. Sin embargo, la integración de las cuestiones ambientales en las políticas agrarias ha sido ampliamente deficiente en España. La última reforma de la PAC, de donde parten las políticas en los Estados miembros, resultó ser mucho menos ambiciosa de lo que pretendía ser. Lamentablemente, su incorporación en el ámbito nacional contribuyó a la merma del alcance de los instrumentos diseñados.

 

Además del fomento de prácticas agrarias beneficiosas para con el cambio climático y la gestión de los recursos hídricos, las políticas públicas han de fomentar una serie de cambios estructurales, basándose en el principio de precaución y una visión de sistema y a largo plazo. Estos cambios están relacionados con la insostenibilidad de la dieta actual y la gestión de los residuos agroalimentarios: la transición hacia un modelo basado en un menor consumo de proteína animal integrado en la economía circular proporcionaría el primer paso hacia la sostenibilidad.

 

Turismo sostenible

 

A pesar del éxito de la Política Turística española en las últimas décadas, medido en términos del crecimiento del sector en el país (número de visitantes e ingresos por turismo), el modelo turístico español debe ser revisado para abordar decididamente la cuestión de la sostenibilidad. Los síntomas de rechazo y de agotamiento o sobre-explotación de los recursos son evidentes en algunos de las áreas turísticas más importantes.

 

Un país líder en turismo como España puede liderar, también, el proceso hacia la medición, evaluación y seguimiento del turismo sostenible. Un paso fundamental en este proceso es la medición del turismo sostenible. Para ello, se han de mejorar la información estadística, ampliando la obtención de datos sobre todo tipo de impactos del sector. Asimismo, la dimensión democrática exige la participación de todos los agentes y no sólo de aquellos que por su posición económica pueden decidir qué hacer con los recursos.

 

Agua y cambio climático

 

Siete de las diez cuencas hidrográficas con mayor estrés hídrico de Europa están en España. Así pues, hace falta más que lluvia para resolver los desafíos estructurales en relación al agua. Por otro lado, se espera que el calentamiento global amplifique las amenazas preexistentes sobre los recursos hídricos y los ecosistemas acuáticos, a través de alteraciones en la magnitud, frecuencia, duración, cadencia y variabilidad de las características hidrológicas de las masas de agua y sus efectos en los componentes biológicos. La política de agua ha de anticiparse a los efectos proyectados más allá de aplicar coeficientes de reducción de aportaciones de recursos hídricos en la planificación hidrológica, que ha sido el enfoque tradicional en España.

 

Una política sostenible de agua necesariamente tendría que enfatizar no sólo sobre la recuperación de costes en los que ya se ha incurrido (es decir, en una mirada al pasado), sino en generar, por un lado, los incentivos necesarios para un uso más eficiente y, por otro, en garantizar la seguridad hídrica a medio y largo plazo (la mirada hacia el futuro). Eso implica diseñar tarifas que premien a quien es más eficiente y penalicen a quien lo es menos, incorporar los costes ambientales y del recurso y garantizar que las prácticas que nos aproximen a la seguridad hídrica (como, por ejemplo, la diversificación de la oferta) son favorecidas. Son necesarios mecanismos que permitan financiar la seguridad hídrica a largo plazo para aumentar los niveles de resiliencia ante la escasez estructural de agua y los eventos de sequía e inundaciones, mejorando la calidad del agua y el nivel general de los servicios de agua.

 

La presentación del Informe se ha iniciado con una bienvenida del vicedirector de Investigación y Cultura Científica del RJB, Javier Diéguez, acompañado por el consejero delegado de Ecoembes, Óscar Martín, y el vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas, Nicolás Sartorius. La presentación del Informe ha corrido a cargo del coordinador de Sostenibilidad de la Fundación Alternativas, Clemente Álvarez y, finalmente, en la mesa de debate, moderada por el director de Efe Verde, Arturo Larena, han participado Cristina Narbona, ex ministra de Medio Ambiente, Inés Sabanés, concejala de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Natalia Fabra, profesora de Economía en la Universidad Carlos III y Mariano Sanz Lubeiro, secretario confederal de Medio Ambiente y Movilidad del sindicato Comisiones Obreras.

 

 

 

Más información:


http://www.fundacionalternativas.org/actividades/presentacion/informe-sobre-sostenibilidad-en-espana-2018

 

 

 

 

Informe sobre Sostenibilidad en España 2018. Fundación Alternativas

Volver
Real Jardín Botánico
Real Jardín Botánico, CSIC. Plaza de Murillo, 2. Madrid E-28014 (ESPAÑA). Tel. +34 91 4203017. FAX: +34 91 4200157
Resolución mínima: 1024 x 768 Navegadores: Firefox 1.5/Internet Explorer 6.0