Volver
#El Botánico te anima a cultivar la lectura en Casa | "El planeta esmeralda. Cómo las plantas cambiaron la historia de la Tierra" de David Beerling Saturday, 25 de April de 2020 | Gabinete de Prensa

 

"El Planeta Azul" es un término a menudo utilizado para referirse a nuestro planeta Tierra: el reflejo de la luz en nuestra atmósfera y el color de los océanos crean esa tonalidad azul, que fue vista por primera vez por los astronautas en la mitad del siglo pasado. En este libro, que nos demuestra que lo científico no está reñido con lo entretenido, David Beerling argumenta que el "planeta verde" sería un término más adecuado para referirse a nuestro hogar. Las plantas han sido responsables a lo largo de cientos de millones de años de una miríada de procesos esenciales para la vida, como la producción de oxígeno, el almacenamiento de carbono en nuestros ecosistemas, o el secuestro del nitrógeno. Además, nos proporcionan alimentos, combustible, cobijo, y deleite e inspiración al observarlas en la naturaleza o nuestros jardines.

 

Pero, además, afirma Beerling, las plantas han actuado como una "fuerza planetaria silenciosa", responsable de moldear la composición de nuestro planeta, tan importantes en su papel como los procesos geofísicos, tales como el movimiento de las placas tectónicas, el vulcanismo, o la erosión de las rocas. En ocho capítulos, con títulos tan evocativos como "Paraíso perdido" o "Los bosques florecientes de la Antártida", el autor nos explica cómo las plantas han ejercido este papel de "escultoras" de un planeta, que sin ellas sería muy diferente. A escala global, las plantas regulan el ciclo del agua y del carbono, la velocidad a la que se erosionan las rocas, intervienen en la composición química de la atmósfera, y determinan cómo se refleja o absorbe la radiación solar en el paisaje.

 

Tomemos, por ejemplo, el ciclo del carbono, que cobra tanta importancia en el contexto actual de cambio climático. En su capítulo "Hojas, genes y gases invernadero", Beerling nos muestra, mediante análisis del registro fósil y experimentos únicos de laboratorio, la estrecha relación existente entre la concentración de CO2 en la atmósfera en los últimos 500 millones de años y la evolución del reino vegetal. El secuestro y liberación del carbono a largo plazo recae en agentes físicos como la atmósfera, los océanos o la erosión de las rocas, que actúan sobre escalas de miles a millones de años. Sin embargo, el "reverdecimiento" de la Tierra con la aparición de las plantas introdujo un ciclo mucho más corto, en el que las plantas secuestran el CO2 pero también contribuyen a liberarlo al acelerar la erosión de las rocas con sus raíces.

 

La aparición de las hojas en el reino vegetal

 

Pero la interacción también actúa en sentido inverso. En un relato fascinante, Beerling nos explica cómo una caída dramática en los niveles de CO2 hace 400 millones de años fue responsable de la aparición de las hojas en el reino vegetal (las plantas primitivas estaban formadas sólo por tallos). Los estomas son pequeñas válvulas en la superficie de las hojas con las que las plantas absorben CO2 y permiten el intercambio de agua con el exterior, en un proceso llamado evapotranspiración. Cuando los niveles de CO2 cayeron, las plantas desarrollaron las hojas como una plataforma en la que colocar un mayor número de estomas, aumentando así la absorción de CO2 pero también la capacidad de controlar la temperatura a través de la transpiración.

 

De hecho, el registro fósil muestra una relación inversa entre los niveles de CO2 y el número de estomas en las hojas de las plantas, y esta misma relación es utilizada por los paleoclimatólogos para reconstruir el clima en el pasado. Algunos estudios recientes muestran que el número de estomas en los árboles habría disminuido como consecuencia del incremento en los niveles de CO2 en la atmósfera.

 

En su divertido prefacio e introducción, David Beerling se queja de que la mayoría de autores que escriben libros científicos sobre la evolución de la vida dedican poco espacio a la evolución de las plantas (a diferencia de Charles Darwin, que le dedicó ¡seis libros!). En su libro, The ancestor's tale: A pilgrimage to the dawn of time, el famoso escritor de divulgación científica Richard Dawkins le dedica 11 páginas a la historia de las plantas de, nada menos, un total de 528 páginas. Por su parte Tom Weller, en su obra publicada en 1985 Science made stupid, afirma: "la historia de las plantas es un capítulo importante en la historia de la vida. Desafortunadamente, es un capítulo muy aburrido, así que nos lo saltaremos". Este libro está encaminado a demostrar que se equivocan.

 

 

El autor

 

David Beerling es Profesor de Ciencias Naturales en la Universidad de Sheffield y Director del Centro Leverhulme para la Mitigación del Cambio Climático. Ha formado parte de numerosos comités internacionales con este objetivo, incluido para las Naciones Unidas, y publicado más de 200 artículos científicos, algunos en revistas tan prestigiosas como Nature o Science. Ha recibido, entre otros, el premio Philipe Leverhulme (2001) y en 2014 fue nombrado 'Miembro de la Royal Society (FRS)' británica. El libro El planeta esmeralda ha sido traducido a varios idiomas (aunque no al español), e inspirado el programa de la BBC: "Cómo crecer un planeta".

 

 

 

The esmerald planet          Isabel Sanmartín

 

El planeta esmerada es una recomendación de Isabel Sanmartín, investigadora del CSIC y vicedirectora de Cultura Científica en el Real Jardín Botánico, para entender el cambio climático actual a través del prisma del cambio pasado. Como cuenta Isabel, "conocí a David cuando trabajábamos en un proyecto sobre los efectos de un evento dramático de cambio climático, hace 35 millones de años, cuando la temperatura global de la Tierra descendió 10 grados. Queríamos entender cómo la vegetación del Hemisferio Norte había reaccionado ante el llamado 'enfriamiento terminal del Eoceno', que contribuyó a formar la Antártida 'helada' que hoy conocemos. David nos proporcionó reconstrucciones cruciales sobre los niveles de temperatura y precipitación en el pasado geológico, con los que comparar los niveles actuales y entender así la capacidad de adaptación de nuestras plantas. David ha sido pionero en este tipo de reconstrucciones, basadas en el registro fósil y el papel de los estomas de las plantas como bioindicadores de los niveles de CO2. Eventos de cambio climático como el actual ha habido muchos a lo largo de la historia de la Tierra y entender sus efectos en el funcionamiento de los ecosistemas es esencial para desarrollar modelos predictivos. La investigación de David, reflejada en este maravilloso libro, supone un paso de gigante en este sentido. Nos ofrece, además, un cuento aleccionador sobre las consecuencias de interferir con procesos que tienen lugar a escala planetaria".

 

 

 

 

Descargar imágenes pinchando sobre ellas

 

 

 

Portadas de la obra de David Beerling.

La primera, la edición de 2007, y la segunda (derecha) una reimpresión de 2017

 

 

The esmerald planet          The esmerald planet

 

 

 

 

David Beerling (a la izquierda) protagoniza este reportaje grabado por la Universidad de Sheffield

a la que pertenece. Su libro inspiró un programa de televisión de la BBC.

 

Pinchando sobre la imagen accedes al video publicado en el canal Youtube por la U. Sheffield

 

David Steerling

 

Volver
Real Jardín Botánico
Real Jardín Botánico, CSIC. Plaza de Murillo, 2. Madrid E-28014 (ESPAÑA). Tel. +34 91 4203017. FAX: +34 91 4200157
Resolución mínima: 1024 x 768 Navegadores: Firefox 1.5/Internet Explorer 6.0