Volver
Las colecciones de historia natural son el futuro para la sanidad, la bioeconomía, la bioinformática, la alimentación o el medio natural Thursday, 20 de October de 2016 | Gabinete de Prensa

 

►      Durante la celebración del 20º aniversario del Consorcio de Instituciones Europeas de Taxonomía (CETAF), celebrado hoy en el Real Jardín Botánico, se ha puesto en valor la utilidad y los beneficios que para la sociedad tiene la taxonomía

 

►      El acto ha contado con la participación, entre otros ponentes, de Carmen Vela, secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación; Juan Luis Arsuaga, codirector del Proyecto Atapuerca, Director Científico del Museo de la Evolución Humana; Javier de la Torre, fundador y CEO de Carto, en Nueva York o Carsten Rahbeck, profesor en el Centro de Macroecología, Evolución y Clima de Copenhague

 


Las colecciones de historia natural son activos de incalculable valor acumulados y documentados durante al menos 500 años por sociedades avanzadas. Como tal, constituyen recursos únicos e irremplazables para múltiples actividades económicas. La investigación básica en biología es quizá la que primero viene a nuestra cabeza al hablar de estas colecciones, como si solo los botánicos y los zoólogos les hubieran encontrado utilidad. Pero en realidad son activos a los que se está comenzando a dar usos que hasta poco tiempo eran impensables.

 

A esto contribuye, sin duda, el desarrollo de nuevas tecnologías, que aplicadas a la ingente cantidad de información contenida en las colecciones pueden multiplicar su impacto en las sociedades modernas. No en vano ahora mismo es habitual oír que se utilizan, tanto directa como transversalmente, a través de disciplinas como la biomedicina, las ciencias de la tierra y del espacio, las tecnologías o la economía. Así, y como conclusión general que se ha extraído durante el acto de celebración del 20º aniversario del CETAF, las colecciones naturales son el futuro para buscar soluciones o aportaciones en campos como la bioeconomía, la bioinformática, la sanidad, la seguridad alimentaria o el cambio global.

 

Los beneficios de las colecciones de historia natural

 

En este sentido, la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, que ha participado en este acto ha destacado el "papel de utilidad de las colecciones de historia natural, los beneficios que aporta a la sociedad científica, pero también a los ciudadanos y su impacto en áreas como la medicina, la alimentación, en cuanto a calidad y seguridad, o el cambio climático". Vela ha destacado la labor que en las colecciones de historia natural juegan dos centros científicos del CSIC de renombre internacional como son el Real Jardín Botánico y el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

 

En el acto que el Consorcio de Instituciones Europeas de Taxonomía (CETAF) ha celebrado este jueves en el Real Jardín Botánico de Madrid con motivo de su 20º aniversario también han participado Carsten Rahbeck, profesor en el Centro de Macroecología, Evolución y Clima de Copenhague, que ha coincidido en destacar que las colecciones de historia natural ofrece a la sociedad actual muchos servicios más allá de los puramente científicos.

 

La sesión, celebrada en el Pabellón Villanueva bajo la batuta de Carlos Linneo, padre de la taxonomía moderna (representado por Hans Odöo como moderador), se iniciaba con unas palabras en video que ha trasladado el Príncipe Alberto II de Mónaco destacando que, gracias a la taxonomía, se consigue "una mejor comprensión de la enorme diversidad y de la gran complejidad de las especies que nos rodean" y también contribuye a mejorar y corregir "los males que aquejan al planeta y asolan a la biodiversidad". En ese papel ha incidido también Carol Portabella, presidenta de la Fundación Príncipe Alberto en España, que también ha participado en el evento.

 

Michelle Price, presidenta del CETAF, ha dado la bienvenida a los asistentes a este acto poniendo en valor la labor que realizan las 59 instituciones de 20 países europeos que integran este Consorcio y que custodian más de 1.500 millones de especímenes, lo que representa el 80% de la biodiversidad descrita, y que durante varios días ha venido llevando a cabo sesiones de trabajo en el Botánico de Madrid. El objetivo de este encuentro es celebrar los 250 años de exploración y documentación de la biodiversidad, pero sobre todo explorar la importancia de las colecciones de Historia Natural en la sociedad actual y dialogar sobre su futuro en un mundo en continuo cambio: cambio de percepción en los modelos de negocio, irrupción de la ciencia ciudadana o nuevos nichos económicos.

 

Inversión económica en las colecciones de historia natural

 

El director del Real Jardín Botánico, Jesús Muñoz, además de saludar a los asistentes, ha resaltado la necesidad que tienen las colecciones de historia natural de fondos económicos para continuar con su labor de compartir la información de la que disponen con los científicos y con los ciudadanos. En esta misma idea, la inversión económica en las colecciones para resolver los desafíos que plantea la biodiversidad, ha coincidido también Javier de la Torre, fundador y CEO de Carto, en Nueva York.

 

El acto ha contado también con la participación de Juan Luis Arsuaga, codirector del Proyecto Atapuerca, Director Científico del Museo de la Evolución Humana, que ha apuntado que las colecciones actuales van a resolver preguntas del futuro; Fabrice Magnino, de Imagene, en París, que se ha centrado en la aportación de los bancos de datos; y Ramón Núñez Centella, comunicador científico y diseñador de los museos de ciencias de A Coruña, que ha puesto el acento en la relación de las colecciones con la educación científica.

 

Además, el chef Dos Estrellas Michelin Mario Sandoval, premio Nacional de Gastronomía 2013, ha ofrecido una experiencia gastronómica basada en productos naturales presentes en estas colecciones. El acto ha concluido con una ronda de preguntas de los asistentes y un resumen de los puntos clave para el desarrollo y buen uso de las colecciones.

 

España participa en CETAF con un consorcio formado por el RJB y el Museo Nacional de Ciencias Naturales, ambos centros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). CETAF es una organización que, además de abogar por la importancia de las colecciones de historia natural en un sentido amplio, trabaja activamente en otros muchos campos de gran interés. Algunos de sus comités estudian cómo aplicar proyectos legislativos como el protocolo de Nagoya, mejorar las prácticas en digitalización (Digitisation Group), sistemas de conservación de colecciones (Collections Policy Board) o la formación en taxonomía (Training and e-Learning Group).

 

Junto a los números destacados por Michelle Price, el CETAF incluye a más de 2.000 científicos. Anualmente participan en más de 100 proyectos colaborativos, reciben a más de 6.000 científicos visitantes, producen más de 3.000 publicaciones, reciben más de 10 millones visitantes y sus páginas web son visitadas por más de 25 millones de personas.

 

 

 

 

Distintas imágenes del 20º aniversario del CETAF en el Real Jardín Botánico

 

 

Distintas imágenes del 20º aniversario del CETAF en el Real Jardín Botánico

 

 

Distintas imágenes del 20º aniversario del CETAF en el Real Jardín Botánico

 

 

Distintas imágenes del 20º aniversario del CETAF en el Real Jardín Botánico

 

Distintas imágenes del 20º aniversario del CETAF en el Real Jardín Botánico.

Volver
Real Jardín Botánico
Real Jardín Botánico, CSIC. Plaza de Murillo, 2. Madrid E-28014 (ESPAÑA). Tel. +34 91 4203017. FAX: +34 91 4200157
Resolución mínima: 1024 x 768 Navegadores: Firefox 1.5/Internet Explorer 6.0