Volver
El pasaporte de Humboldt a las Américas Wednesday, 19 de September de 2018 | Gabinete de Prensa

 

►      Un artículo publicado en Quercus por Carlos Aedo, investigador del RJB-CSIC, profundiza en las relaciones que el naturalista alemán estableció con la Corona española para obtener de Carlos IV el pasaporte que le permitió recorrer las colonias españolas de América

 

►      En España y, más concretamente en el Herbario del Real Jardín Botánico de Madrid, no hay ninguna planta de la expedición de Humboldt y Bonpland que duró 5 años

 

 

 

Uno de los principales logros de la expedición de Alexander von Humboldt a América fue la recolección de varios miles de plantas y la posterior descripción de muchas nuevas especies. Acompañado de Aimé Bonpland, los expedicionarios recorrieron Venezuela, donde visitaron el Orinoco, La Habana, Colombia, Perú y otros muchos lugares hasta llegar a Filadelfia, desde donde regresaron a Europa. Sin embargo, un aspecto poco conocido es que ninguno de los pliegos de herbario que los expedicionarios recolectaron durante aquellos cinco años llegó a las instituciones científicas españolas, una falta algo llamativa habida cuenta del apoyo que recibieron de las autoridades hispanas.

 

Humboldt y Bonpland llegaron a España, tal y como narra en su artículo 'El pasaporte de Humboldt a América', publicado en el último número de la revista  Quercus por el investigador científico del CSIC en el Real Jardín Botánico Carlos Aedo, el 23 de febrero de 1799 procedentes de Marsella, donde se habían frustrado sus deseos de embarcar hacia el norte de África. En Madrid, Humboldt contactó con el embajador de Sajonia y a través de él con el ministro de Estado, Mariano Luis de Urquijo. Gracias a estos contactos fue presentado ante el rey Carlos IV y el 19 de marzo obtenía el pasaporte que le facilitaría su viaje hacia las colonias españolas de América. Partieron de La Coruña el 5 de junio de 1799 y no regresarían a Europa, concretamente al puerto de Burdeos, hasta el 3 de agosto de 1804.

 

En ese periodo de tiempo, Humboldt y Bonpland llevaron a cabo una sobresaliente labor de exploración con unos resultados brillantes, a costa de sufrir numerosas penalidades y sacrificios. "No se conoce aún con todo detalle como mandaron a Europa las plantas que fueron colectando en su expedición. Se hicieron varios envíos separados desde La Habana y, al parecer, también desde Venezuela, con destino a París y Berlín", señala Carlos Aedo.

 

Ninguna planta de la expedición en España

 

La práctica de recolectar abundante material de las plantas en el campo es tradicional en botánica para poder repartir los especímenes entre distintas instituciones y así asegurar su supervivencia y su uso científico. Las recolecciones de aquella expedición están hoy día almacenadas en París, Berlín y Halle, además de algún espécimen aislado en varios herbarios argentinos. ¿Y las muestras destinadas a Madrid?, esa es la pregunta que realiza el propio investigador del RJB-CSIC. "Sorprendentemente, en España, y más específicamente en el herbario del Real Jardín Botánico de Madrid, no hay ninguna planta de esta expedición", indica Aedo.

 

Si bien es cierto que Humboldt arriesgó su vida en montañas y selvas tropicales y empeñó su fortuna personal en esta expedición hasta el extremo de arruinarse, no lo es menos que las facilidades que le ofrecieron las autoridades españolas para que la llevara a cabo no obtuvieron recompensa alguna. Unas facilidades que contrastan con las reiteradas negativas que Reino Unido dio a la expedición que Humboldt pretendía organizar a la India para comparar la cordillera de los Andes con la del Himalaya.

 

Como resume Carlos Aedo en las líneas finales de su artículo, "el éxito de la expedición de Humboldt y Bonpland no debe quedar empañado por el incumplimiento de los términos acordados, lo que no obsta para que se recuerde, en aras de conocer la verdad y para alejarse de visiones hagiográficas que últimamente se han publicado".

 

 

 

Lea el artículo completo en:

 

Quercus 391. Septiembre 2018. "El pasaporte de Humboldt a América". Carlos Aedo, doctor en Biología e investigador científico en el Real Jardín Botánico de Madrid (CSIC). En la actualidad coordina los proyectos Flora iberica y Anthos. Páginas 12-15. www.revistaquercus.es

 

 

 

 

Primera página del pasaporte otorgado a Humboldt

 

Primera página del pasaporte otorgado a Humboldt y Bonpland.

El documento original pertenece a la colección del Banco Central de Ecuador, en Quito.

Volver
Real Jardín Botánico
Real Jardín Botánico, CSIC. Plaza de Murillo, 2. Madrid E-28014 (ESPAÑA). Tel. +34 91 4203017. FAX: +34 91 4200157
Resolución mínima: 1024 x 768 Navegadores: Firefox 1.5/Internet Explorer 6.0