Mantenimiento de la colección



Los bonsáis son plantas que requieren un trabajo diario, continuo y especializado. Se utilizan las técnicas más difíciles de la jardinería. Para formar un ejemplar de estética lograda deben pasar muchos años. Cuando una planta adquiere el vigor y la edad suficiente, se puede proceder a un cambio drástico en su estilo por medio de la poda, pero tendrán que volver a pasar varios años hasta que se equilibre el bonsái otra vez. Los trasplantes, que se realizan cada dos o tres años, ponen a la planta en una situación crítica y exigen mucha experiencia. En esta operación es cuando se pueden producir importantes fracasos. A lo largo del año, además del riego e inspección diaria, para mantener la estética deseada deben realizarse las tareas de pinzado, poda, abonado, tratamientos fitosanitarios, alambrado y desalambrado. En colecciones amplias como la del Jardín resultan indispensables un taller y un invernáculo.

Únicamente gracias a un trabajo dedicado y con ilusión se puede lograr que la colección merezca ser expuesta.




Invernadero de la colección de bonsáis

 

 

Real Jardín Botánico
Real Jardín Botánico, CSIC. Plaza de Murillo, 2. Madrid E-28014 (ESPAÑA). Tel. +34 91 4203017. FAX: +34 91 4200157
Resolución mínima: 1024 x 768 Navegadores: Firefox 1.5/Internet Explorer 6.0